martes, noviembre 30, 2010

¡Plaga Zombie o muere!

5 gruñidos
¿Quién puede disertar una conclusión sobre el gusto universal definitivo?

Somos entes subjetivos por naturaleza. Por más neutrales que intentemos ser, nuestro punto de vista aparece de manera connotada en cada expresión. Así podemos decir que directa o inconscientemente todos hacemos juicios de valor. Por ejemplo, unos pueden referirse a los valores morales, aquello que nos hace ser buenas o malas personas; otros hablan de valores monetarios y lo bien que se vivía con 20 duros hace un par de generaciones; y dentro de otros tantos están también los que se fijan en los valores culturales: lo que es arte, lo que está bien hecho y/o lo que “mola”… y todo lo contrario.

Pues bien, imaginemos a un adolescente de 14 años a finales de los 90´ A.I. (Antes de Internet), en plena etapa de experimentación y “valoración de valores”. Está tranquilamente rondando una convención mayoritariamente de cómics, más concretamente FantaBAires ´98 A.M. (Antes del Manga), rodeado de vicio por doquier, y ante la ingente cantidad de actividades ofrecidas se decanta por ver una película titulada Plaga Zombie y cuyo flyer o panfleto (entregado en mano por los mismísimos integrantes de la película) rezaba algo así como “La primer película Argentina de Ciencia Ficción y Terror, Litros de Sangre, Zombis, Alienígenas, Cercenamientos, Amputaciones, Desmembramientos y Colorantes para Tortas”. Semejantes promesas no dejaban mucho lugar al resto de opciones, y así fue como quiso la providencia dejar caer ante los ojos de éste y de tantos otros jóvenes, no sólo 1 hora y 10 minutos de metraje de clase B, gore, alternativo, bizarro, underground, sino todo un mundo… Porque, mientras la sociedad nos marca claramente un camino a seguir tarde o temprano, con objetivos previamente delineados y una escala de valores ya definida, hay algunos “rebeldes” que se rehúsan a tomar las cosas por hechas y se tiran a la experimentación, a la búsqueda de nuevos límites, de nuevas formas, alternativas, y de nuevos valores.

Hernán Sáez, Walter Cornás, Pablo Parés y Berta Muñiz en la presentación
de Nunca asistas a este tipo de fiestas en el FantabAires del 99.

Porque estos chicos, estos jóvenes de 17 años que conformaron esta etapa adolescente (al igual que ellos mismos) de Farsa Producciones, no sólo consiguieron una satisfacción personal al realizar su primer largometraje, único del género en su país y con sólo 187 pesos (36,07€), sino que abrieron un nuevo mundo de posibilidades, gustos… “valores”, tanto a jóvenes inexpertos en la materia como a aquellos viejos soldados que transitaban el mismo camino y se vieron, bajo la luz de Plaga Zombie, acompañados de otra gente que sigue el mismo recorrido.

Como si de un pavo se tratara, toman el gusto por las patas y lo rellenan por otro agujero.

Como un resumido resumen de la sinopsis de la película podría servir el siguiente enunciado: “Alienígenas implantan en humanos un virus contagioso que los convierte en Zombies”.

Pero es que lo importante aquí va más allá del hilo conductor, y lo encontramos en su contenido, en el relleno del pavo: desde la loable labor de producción amateur, consiguiendo todo lo necesario para crear el universo que nos proponen; los personajes de cómic, con 3 protagonistas a saber: un médico botánico, un “trekki” informático y un luchador de catch, y cuyas situaciones dejan entrever las influencias del comic underground norteamericano; las influencias del cine de clase Z, cutre y/o casposo, con una gama de zombies que pasa por los agresivos, los que no se tienen en pié, los sádicos o guarros, los idiotas, los karatekas, los que se intentan escapar, los “jugosos” (también conocidos en los cines clandestinos al grito de “ese venía cargadito”); las interpretaciones imposibles, superando la barrera de la “mala actuación” gracias a la utilización de una lengua, idioma o acento “neutro”, como si del doblaje de una serie antigua se tratara; y la realización en todos sus apartados, desde la abundante creación de sangre, fluidos, vísceras, miembros y demás parafernalia gore, escatimando en los gastos y sin que esto afecte a la experiencia del espectador (o al menos no negativamente), pasando por los ojos de los propios realizadores al dejárselos en la cámara VHS editando las tomas “en directo”, grabando secuencialmente las tomas de las escenas, y terminando con una dirección en los planos única, extrema, llevando las concesiones hasta límites histriónicos con planos inclinados en 45º y 90º, vertiginosos zooms y peligrosísimos travellings “de cintura” cerrando plano, contrapicados de infarto, planos detalle desvergonzados, y un sinfín de recursos más que convierten a la película en una tesis de formas, una declaración de principios de un estilo que llevará por siempre implícito el registro de Farsa.




Así pues, queda patente la perfecta imperfección de esta película. Aquí se va más allá de la valoración ordinaria: la película es brutal, una joya, un curso sobre cómo hacer arte… sanía con tracción a pulmón y sangre. Y esto está fuera de toda duda, por lo que sólo queda lugar para una única cuestión: o estás de acuerdo con estas valoraciones y eres uno de los nuestros, o eres uno más del medio. Aunque ya te vi llegar… estás terminando de leer esto, y eso es porque ya has pasado y hasta te has puesto cómodo. Así que prepárate… aún queda la segunda parte…

PLAGA ZOMBIE: ZONA MUTANTE

-“Sobre gustos no hay nada escrito.”-, dijo una vieja que comía mierda.

"Stand hamburguesero" de Farsa Producciones en FantabAires 2001.
En ella estoy yo (abajo en el centro) junto a Hernán Sáez, Walter Cornás,
Pablo Parés y Berta Muñiz (además de un hermano y un espontáneo).

domingo, noviembre 14, 2010

Nuevas incorporaciones...

1 gruñido
¡Muy buenas, amigos!
Dentro de poco tendremos a un nuevo miembro en el equipo de Cuidado con el Zombie, alguien cuyo cerebro está en el mismo estado que el de los demás miembros (o incluso peor) y que es argentino, con lo cual va a poder hablarnos, además de películas malas en general, de la ponzoña fílmica de su país (al igual que nosotros hablamos de vez en cuando de la ponzoña fílmica de España jejeje): el señor M.O.E, que como carta de bienvenida está preparando unos textos sobre dos de las películas de FARSA Producciones: Plaga Zombie y Plaga Zombie: Zona Mutante (de las cuales me declaro fan).
Más o menos para la semana que viene podréis leer el primero de los dos artículos. Así que hasta entonces a esperar jajaja.
¡Saludos!

Aquí el VHS de Plaga Zombie que me regaló y que guardo como un tesoro jejeje.

jueves, noviembre 11, 2010

Kung-fu caspa, parte 2: Conspiración de Shaolin

Sin gruñidos
¡Hola a todos!
Hoy vuelvo a la carga con este pedazo de género llamado amigablemente kung-fu caspa por ser la serie b de las artes marciales.
Esta vez le ha tocado el turno a Conspiración de Shaolin, una película que me descolocó completamente porque llegan a pasar cosas que, aún siendo una película de este tipo, sorprenden (pero no para bien precisamente jajaja). Vamos con ella.


Conspiración de Shaolin, de Li Chao Yung. Ya la película empieza bien, con un tío tocando la flauta y que usa dicho instrumento para cargarse a cuanto ser viviente se cruza en su camino, y sin razón aparente. Luego la escena cambia y salen dos personajillos paseando por un bosque y son asesinados por un tío llamado Espada Voladora y que tiene como arma unas cuchillas boomerang. La escena vuelve a cambiar y la sobrina de uno de los que han sido asesinados por Espada Voladora intenta vengarse y de repente aparece un tío con una espada dorada que la ayuda. Espada Voladora huye y el novio de la pobre chica, que aparece de repente, ataca a su salvador (cuyo plan es robar el elixir del tejón de jade)… ¿os enteráis de algo? Pues os aseguro que aún viendo la peli seguiríais igual.
Tras otras tantas escenas inconexas en las que hay gente volando y saltos en camas elásticas (no pensaríais que los turcos son los únicos que las usan), coreografías de lucha decentillas y escenas de noche en las que no se ve una mierda (y no duran poco precisamente), vuelve a aparecer espada voladora y se lo cargan, y luego reaparece el tío de la flauta, pero también dura un suspiro porque lo envenenan...
Ahora vienen más escenas que no explican nada de la peli, te introducen unos malos que dan más pena que miedo y llegamos a la recta final.
El malo malvado se toma el elixir y se transforma en un tío peludo que aunque tenga la boca cerrada ruge como un león. Se carga a todo el mundo porque sí (y a un pobre hombre lo dobla por la mitad cual mantel) y el tío de la espada dorada se pone a luchar contra él. Tras unas cuantas hostias llega el novio de la chica y releva al de la espada dorada, y viene una batalla épica en la que los dos personajes luchan usando como arma estatuas enormes de piedra (recordemos que el novio de la chica es un tío normal). Cuando el malo está a puntito de ganar, el de la espada dorada le mete una estocada en el sobaco, luego salta hasta la estratosfera en cámara lenta y con sonidos de nave espacial de los 60 y hace un picado para clavarle la espada al malo en la cabeza, luego le da una patada y éste muere. El de la espada dorada gira la cabeza como para decir alguna frase y antes de que deje de moverse la peli se termina de repente…

Vale que estemos acostumbrados a este tipo de finales, pero es que me parece excesivo jajaja.
Como os habréis dado cuenta, los personajes aparecen y desaparecen tan de repente que no te enteras de nada. Eso sí, sólo por la parte final, desde que el malo se transforma, merece la pena ver la película.

lunes, noviembre 08, 2010

No abras este e-mail [cortometraje]

Sin gruñidos
¡Muy buenas a todos!
Hoy os voy a poner un cortometraje que grabé con un amigo hace tiempo y que no sé por qué todavía no lo había puesto aquí. El corto se llama "No abras este e-mail".

Sinopsis
La pesadilla comienza cuando el dependiente de una tienda recibe un misterioso e-mail, el cual dice que no debe ser abierto. Ignorando la advertencia, el curioso dependiente abre dicho e-mail, que resulta ser una cadena. El mensaje debe ser mandado a treinta personas, sino traerá funestas consecuencias. El dependiente, haciendo caso omiso de las advertencias del e-mail, lo borra y se dirige al baño. Poco después recibe una misteriosa llamada incitándole a seguir la cadena...


domingo, noviembre 07, 2010

¡Yo estuve allí! 2ª Monstrua de Cine Chungo

4 gruñidos
Después de estar un año sin actividad (y eso que el blog cumplió dos años hace no mucho) ya iba siendo hora de actualizar, ¿no? Así que a ello voy.

Ayer, día 6 de Noviembre de 2010 asistí a un ciclo gratuito de cine chungo llamado La Monstrua que se hizo en el Centro Cívico de la Alhóndiga en Getafe (vamos, a 2 calles de mi casa) y que fue organizado por La parada de los monstruos en colaboración con Viruete, Cine Cutre y Radio Ritmo. Desde las 10:30 hasta las 21 horas pudimos ver 4 películas que llevaron el término "cine chungo" al grado superlativo. Eso sí, todos nos reímos bastante durante las proyecciones y salimos contentos.


Mini-crónica
Ayer por la mañana, con toda la ilusión del mundo, me fuí al centro cívico que hay al lado de mi casa para ver 4 películas "de las buenas". Allí quedé con gente de abandomoviez, cinecutre y otros amigos más. Después de pasar dentro y de que nos diesen unos números para los sorteos que iban a realizar (packs de películas y vales de 30 euros para canjear en Otaku Center y de los cuales no me tocó nada), pensamos dónde sentarnos. Un amigo dijo, "atrás del todo, como en clase" y yo dije "como en clase, detrás de las chicas". Y allí que nos sentamos, detrás de dos damiselas jejeje.
Bueno, al poco tiempo empezaron las proyecciones, cada una con su presentación, y la primera película que vimos fue...

Space Raiders, de Howard R. Cohen, es una película de unos tíos que van a un planeta en el que está un chaval cazando escarabajos espaciales, y que se dedican a matar a todos sin saber cuál es la misión (que más tarde nos enteraremos de que era coger una mercancía, aunque en el hangar que asaltan sólo había bidones vacíos y tuberías de cobre...). Entonces, como el niño de los escarabajos está en medio del tiroteo, se mete en la nave de los asaltantes y todos se van al espacio con un miembro menos de la tripulación y un niño repelente. Ahora la cosa va de que el niño es un gafe y que muere todo el mundo a su alrededor, que llega a conocer a un extraterrestre con tendencias pederastas (el cuál dice que es un niño precioso y que quiere quedarse con él), que hay mendigos espaciales que quieren secuestrarlo, que hay robots estúpidos que mueren con el agua, que toda la tripulación muere pero el niño es capaz de resucitar al capitán el cual le lleva de vuelta a su planeta y le deja en medio del desierto... y poco más, porque nada tiene sentido en la película.
Carece de guión realmente (de hecho nadie sabía exactamente de qué iba), la música no pega con las escenas, los diálogos provocan caracjadas, las actuaciones dejan mucho que desear y ya no digamos nada de los efectos especiales (que eran de risa). Pero por razones que no se llegan a comprender, todos disfrutamos de la película. Realmente la recomiendo.

Bueno, terminada la primera peli (creo que a todos nos dolía la mandíbula de reírnos) y después de unos sorteos, los cinecutreros CacaMan y Oso55 presentaron un peliculón que tampoco tenía desperdicio:

Operación las vegas, de N. G. Mount, es otra de esas películas en las que de principio a fin no sabes realmente de qué va pero que acaba dándote igual, ya que es disfrutable de todas maneras.
De esta no voy a contar de qué va, sino que voy a comentar algunas cositas que me tocaron la fibra jajaja...
- Ningún arma suelta fuego ni casquillos, y cuando salen ametralladoras son los propios personajes los que las agitan para hacer el efecto de disparo jajaja.
- Las estrellas ninja rebotan en el cuerpo. Si, hay una mujer ninja en la peli, la cuál usa la catana como un niño ciego que intenta romper una piñata y que asalta a un tío. La ninja acaba escapando y el tío la persigue hasta la calle dónde la pierde y le pregunta a la primera vieja que pasaba por allí: "¿ha visto usted un ninja?" (momento en el que todo el mundo en la sala empezó a reírse descontroladamente).
- En una base "secreta" tienen a los prisioneros sentados en el suelo, ahí en la calle y sin atarles siquiera. Explico la escena... Viene una tía a supervisar la base, y pregunta que quienes son esos que están sentados, un personajillo le dice que son prisioneros y la cámara enfoca al suelo y se ve a tres tíos ahí sentados como quien se sienta con sus amigos en la calle.
- La oficina militar de los buenos está en un garaje cualquiera.
- En la parte final un hombre de color se ofrece a pasar por un campo de minas para descubrir dónde están y que todos pasen sin pisarlas... y ahora viene lo bueno: el tío va pasando por el campo sobre varias minas y más adelante dice "¡Aquí hay una!" (recordemos que ya pasó por encima de varias) y entonces no se le ocurre otra cosa mejor que desenterrarla y tocarle "las pelotas", con lo cual explota. Y entonces sus compañeros, gritando, pasan corriendo tranquilamente por el campo de minas...
Y bueno, resumiendo, la peli acaba con un tiroteo "espectacular" entre los militares y los malos de la base secreta y todos acabamos casi tirados por los suelos riéndonos a carcajada limpia.
Como ya habréis deducido el guión es nulo al igual que los efectos y está todo hecho a lo cutre, pero es una película que hay que ver al menos una vez en la vida.

Terminado este peliculón, y tras otros sorteos, no fuimos todos a comer (y yo aproveché para ir a mi casa a echarme una pequeña siesta jejeje). Al volver a las 16:30, Viruete y Paco Fox nos presentaron en primicia Videofobia 4, en el que ponen a parir hablan de una gran película en la que sale Ramoncín.

Después de desencajarnos la mandíbula por las risas, pasamos a ver una película española que casi nos mata de aburrimiento, y no porque la peli sea lo peor si no porque los diálogos se convertían en monólogos. Y es que cada personaje estaba unos minutos soltando una parrafada cansina... pero bueno, pasemos a resumir un poco la película que se titulaba...

El Barón contra los Demonios, de Ricardo Ribelles, nos cuenta como un tío llamado el Barón y que trabaja para una organización religiosa, se dedica a combatir contra las hordas del mal. En una misión es capturado por una macizorra llamada Doña Pervertvm y torturado y follado para conseguir esperma y sangre de él que servirán para que un bicharraco enorme llamado Ragnarok de a luz al demonio más poderoso. El Barón, con la ayuda de una compañera ninfómana, es capaz de escapar (aunque entre medias mata a su compañera) y comienza una sangrienta cruzada en la que muere varias veces y resucita, para soltarnos un monólogo aburrido por cada resurrección y que no le interesan a nadie. En un momento dado cree ver una cruz en el cielo pero resulta ser el rostro de satán, que cuando se medio materializa resulta ser una especie de gusano gigante vaporoso y que hace que le exploten los ojos y la cabeza a la gente. Nuestro héroe vuelve a morir y al resucitar viene otro monólogo. Y vuelve a morir y otro monólogo, y vuelve a morir... y así varias veces hasta que llega hasta Ragnarok (a su lado está empalada Doña Pervertvm), que ya ha dado a luz a una especie de macho cabrío que cogiendo una maza del suelo comienza a luchar contra el Barón.
Tras una épica batalla (para qué engañarnos, una lucha cutre de cojones), el barón ensarta con su espada al bicharraco, éste le da un zarpazo y ahí se quedan hasta que el Barón saca una bomba y la hace explotar. Las consecuencias: sólo quedan en pie las piernas del bicho (su mitad superior se ha esfumado) y el Barón ha perdido 4 dedos (y nada más). Éste, implorando a Dios, llega hasta Ragnarok y ve que en su interior hay un bebé diablesa a la cuál estrangula. Y más tarde, con su espada, llega a un risco, se arrodilla, vuelve a cansarnos con sus palabras y muere definitivamente.
Todos los que vemos la peli nos alegramos de que muera el héroe, pero no dura mucho, porque el Barón resucita una vez más y la peli se termina.

Extrañamente, todo Dios en la sala, incluido yo, odiábamos al héroe de la peli (y creo que es la primera vez que veo esto jajaja). De todas formas no estuvo mal. La ambientación, aunque cutre, era curiosa y 100% comiquera y el que apareciesen tías ligeras de ropa se agradece. Realmente, lo único malo que le veo yo son los monólogos que se marcan todos los personajes cada dos por tres. Si no fuese por eso, esta película sería disfrutable al 100%.
A estas alturas el listón ya estaba muy alto, pero lo que nadie sabía (excepto yo, porque ya había visto la película que venía a continuación) es que la película final iba a ser la mejor de todas, la más tronchante, la más "espectacular", la más "más", y era nada más y nada menos que una película de Cüneyt Arkin llamada...

Lionman, de Natuk Baytan, es una peli protagonizada por Cüneyt Arkin (del que ya sabéis porque he escrito sobre él anteriormente) en la que encarna a un hijo del Rey Salomón y que es criado por leones para luego volver a la civilización sabiendo que tiene un hermano y queriendo vengarse por la muerte de su padre. Después de despacharse a gusto repartiendo a diestro y siniestro (y mira que salen tíos por todas partes pero luego apenas se ven muertos) va a culminar su venganza atravesando un muro con los puños para coger al malo de la cabeza y lanzarlo a tomar por culo por los aires.
Como ya os podréis imaginar, el peculiar estilo de lucha del señor Arkin está presente en todo el film, al igual que las camas elásticas, las espadas de cartón piedra (que nuestro protagonista coge por el filo como si nada), unos guantes más molones que los que salen en Dünyayi kurtaran adam, la rubia que sale en todas las películas de Cüneyt Arkin, y los mismos vestuarios reciclados de todas las películas anteriores. Hasta hay un momento en la peli en el que Cüneyt, demostrándonos que domina todas las disciplinas olímpicas, hace barra fija, salto en cama elástica, e incluso usa unas anillas que están colgadas en medio de la nada en el centro del castillo. Además, que el tío es capaz de "invocar" una liana que cuelga de la nada ya que en la escena que digo está en medio de un claro del bosque jajaja. Sólo hubo una cosa que los fans del cine turco echamos en falta: cosas explotando jajaja.

Terminada esta película prorrumpimos en aplausos (todos estábamos encantados con la peli, sobre todo yo que hacía tiempo que no la veía) y tras un último sorteo la cosa terminó. Conseguí un póster de la quedada de pura chiripa (porque llegué el primero a la puerta para cogerlo, que si no nada jajaja) y me hice varias fotos con alguno de los organizadores (además de hacerme alguna con CacaMan y Oso55, conocidos de cinecutre). Así que nada, para el año que viene todo el mundo a la 3ª Monstrua. ¡Saludos!


Por cierto, aquí os dejo los links de las página de los organizadores y colaboradores:
Centro Cívico Alhóndiga


Y para terminar con esto, una tanda de fotillos que me hicieron allí jejeje:
Thrawn (izquierda) y yo delante de todo el mundo posando para la ocasión.

El Jebi Silencioso, yo y Maxi durante uno de los sorteos.

Thrawn, Oso55, yo, Mauro y Maxi.

Aquí todos acosando a CacaMan para hacernos la foto jajaja.

Viruete intentando defenderse de nuestros ataques.

Momento culmen en el que robamos los posters del acontecimiento.
Aunque realmente nos dieron permiso para cogerlos jejeje.


Aquí una panorámica del lugar.