lunes, junio 01, 2009

Cine diarreico 2

Voy a comentar hoy varias películas, la mayoría de las cuales no he llegado a ver enteras por enfermizas. Es decir, no recomiendo ver ninguna de estas películas. Al leer sobre ellas, me dio curiosidad por ver si eran tan enfermizas como se decía… y ahora me pregunto ¿por qué coño se me ocurriría comprobarlo? Ya se sabe que la curiosidad mató al gato. En serio, no las veáis.

Guinea pig, Flowers of flesh and blood, de Hideshi Hino. En esta enfermedad visual japonesa, que pertenece a una serie de películas, que fue tomada como una snuff verdadera (incluso se inició una investigación debido a una denuncia del actor Charlie Sheen), nos presenta a un tipo vestido de samurai, que inyecta a una mujer una droga que convierte el dolor en placer. Tras esto, se dedica a la metódica amputación de los miembros de la chica, así como a abrirle el vientre, creando una depravada “obra de arte”. Después se nos ofrece una panorámica de los demás “trabajos artísticos” del tipejo este, como cuerpos en la bañera plagados de gusanos y cosas así. El tan ajeno concepto que tienen de ver el arte y la belleza a través de la violencia. Para estómagos duros.

Ilsa, la loba de las SS, de Don Edmons. ¿Qué decir de una película que hasta el propio director se avergonzó de haber hecho? La cinta, considerada de culto, trata sobre una oficial de las SS que en nombre de la guerra realiza los experimentos (torturas) más aberrantes que se le ocurren, mientras se pasa por la piedra a todo el que puede. Mezcla de sexo y violencia, no es más que un compendio de escenas realmente brutales (las torturas), escenas muy subidas de tono y un gran empeño en mostrarnos el voluptuoso cuerpo desnudo de Dyanne Thorne. Poco más tiene esta película que, de hecho, sólo he visto a trozos. Las otras dos películas de la trilogía son más de lo mismo.

Saló o los 120 días de Sodoma, de Pier Paolo Passolini. Una de las películas más desagradables de la historia. Inspirada en el libro del Marqués de Sade, trata sobre unos aristócratas fascistas totalmente depravados, que tienen a un montón de jovencitos como meros esclavos, y a los que hacen pasar por todas las vejaciones y humillaciones posibles. Consta de cuatro segmentos temáticos o círculos: el Anteinfierno, donde los jóvenes son capturados. El círculo de las manías, donde los fascistas se dedican a saciar su apetito sexual con los chicos y chicas de las formas más humillantes. El círculo de la mierda, donde se prepara un festín con la mierda de los pobres chavales. Y por último el círculo de la sangre, donde los fascistas torturan, matan y violan de las formas más crudas y gráficas a los jóvenes. Un encanto de película, vaya.

The burning moon, de Olaf Ittenbach. Cinta de ultragore alemán, en la que un chico drogadicto se queda una noche al cuidado de su hermana, y no se le ocurre otra cosa que contarla dos historias a cada cual más macabra. En la primera, menos “interesante”, un trastornado se pela a la familia de su novia en una sangrienta masacre. En la segunda, un cura rapta chicas y las sacrifica en honor de Satán. En esta segunda historia, lo realmente “interesante” es la extraña visión del infierno que vemos en ella. Casi parece un manicomio surrealista, con gente perturbada (claro), amputaciones, almas torturadas y cosas extrañas. Para ponérsela a tu hermano pequeño.

Das komabrutale duell, de Heiko Fipper. Cinta muy bizarra y amateur que es casi imposible de ver entera, que más que rodada, parece haber sido vomitada por alguien. Gore de baratillo, exagerado y al peso. Escenas brutales (pero cutrísimas) que se suceden una detrás de otra casi sin solución de continuidad, de un cutrerío tal que llega un punto en que la sangre parece barro. O es barro. Debe tener un argumento, pero merced a mi salud mental no me he molestado en averiguarlo.

Holocausto caníbal, de Ruggero Deodato. Esta sí que la he visto entera. Un tío, no recuerdo si es explorador, documentalista o qué carajo (no iba a volver a ver esta cosa para asegurarme, la verdad), encuentra el metraje de un grupo que había ido a hacer un documental sobre caníbales. Al ver la película, descubren una panda de cabrones que matan animales, violan a una nativa y queman un poblado. Por supuesto, encuentran la muerte al final. En fin, algo de sexo turbio, violencia que se pretendía “real”, muertes de animales (estas escenas sí eran reales), barro, sangre y caníbales. Una lindeza digna para limpiarse el culo tras ir de vientre. Poco o nada recomendable. Como cualquier cinta de “cine” mondo.

Insisto en que yo no recomiendo ninguna. Yo sólo he conseguido ver una entera. Muchas son consideradas obras de culto, algunas incluso obras maestras. No sé quién tiene los santos huevos de ponerles esas etiquetas, pero bueno, para gustos...

10 gruñidos

  1. Jajaja menuda lista te has currado hay que conocer muy bien a la persona (o odiarla mucho) que le quieras recomendar alguna de ellas.

    Menos Das komabrutale duell que no la he visto, me gustan todas, aunque son duras de ver.

    ResponderEliminar
  2. Das Komabrutale Duell, no sé si se podría llamar película XD.

    ¿Las has visto y te gustan? Olé tus huevos, yo la mayoría no lo conseguí XD.

    Aunque he de decir, que la de Holocausto Caníbal, la primera vez que la vi (sí, la he visto dos veces, la segunda con el otro gran colaborador de este blog) no me pareció tan horrible... era joven e inexperto XD.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Dentro del género underground las considero buenas películas pero és evidente que no son las que mas me gustan.

    ResponderEliminar
  4. Alguna de ellas me pareció entretenida por lo menos, pero no tanto como para gustarme, jejeje.
    La de "holocausto caníbal", pues no está mal del todo, pero tampoco puedo decir que me guste. Eso sí, dentro de las pelis de caníbales, es la mejor que he visto.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ooooh... entro por primera vez por aquí y encima me encuentro con una lista de películas (a priori) extremas de esas que tanto busco... sólo he visto dos de las que mencionas, Holocausto Caníbal (clasiquísimo que aún ahora me hace pasar mal alguna noche) y Salò... ya puestos. Me has dado muchas ideas para mi tan abandonada mula, gracias!
    (y un seguidor que te llevas, eso que no quede)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, me alegra haber revivido tu mulita, Capi.
    Si te gustan las pelis extremas, busca también la serie de August Undergound, son algo así como snuff (simuladas, por supuesto), en plan casero y cutre. No las he puesto en la lista porque no las he visto.
    También puedes ver las de NekRomantic, que tampoco he visto, pero van de un tipo que se enamora de un cadáver y hacen cositas. XD.

    Y las de guinnea pig, que hay unas cuantas más.

    Bueno, me alegro que te guste, y espero que te pases por aquí a menudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sí, la de August la conseguí hace algunos días y está en la parrilla de salida, sólo que entre tanto estudio y tanta serie (qué vicio Battlestar Galactica, oyes) no puedo sacar un momento para verla.
    De la otra me hablaron, y de hecho creo que la pasaron por Sitges el pasado año, pero me la perdí. Está en mi HDD desde hace siglos, pero en una versión de cágate lorito, para mear y no echar gota vamos.
    Ya me pasaré por aquí cuando vaya viendo estas pelis a ver lo mucho que discordamos (de las que mencionas en Cine Diarreico 1, dos o tres me parecen geniales, como prueba mi avatar...)!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Bueno, el Capi también sale en los Renegados del Diablo, y esta sí que me mola.

    Quizá cuando vi la Casa de los 1000 cadáveres mi mente aún no estaba preparada, pero es que me provocó un trauma que nunca superaré XD.

    Aunque sí que a veces tengo tentaciones de volver a verla ahora, para ver si me sigue pareciendo tan mala. Podría llevarme una sorpresa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar