sábado, septiembre 20, 2008

Tetralogía Templaria de Amando de Ossorio - Parte 2: El ataque de los muertos sin ojos

Hoy le toca el turno a la segunda película de esta saga, que poco tiene que ver con la primera parte.

Título original: El ataque de los muertos sin ojos
Género: Terror, Zombies, Serie B
País: España
Duración: 91 Minutos
Año: 1973
Director: Amando de Ossorio
Guión: Amando de Ossorio
Intérpretes: Tony Kendall, Fernando Sancho, Esperanza Roy, Frank Braña, José Canalejas, Loreta Tovar, Ramón Lillo, Lone Fleming
Música: Antón García Abril
Fotografía: Miguel Fernández Mila
Producción: Ancla Century Films
Sinopsis: Un grupo de templarios que fueron ejecutados por cometer sacrificios humanos, regresa para vengarse. Encerrados en una catedral, un grupo de gente intentará acabar con ellos.

Comentario:
En esta película, nada más empezar, lo primero que te choca es ver que a los Templarios (a los que llaman caballeros orientales, cuyo símbolo es ahora un ojo en llamas) les queman los ojos antes de que ardan en la hoguera (y se ve que son muñecos de los cutres y además están estáticos)... Si se supone que es la segunda parte de “La noche del terror ciego”, ¿por qué cambia completamente la historia? Dejémoslo, no tiene sentido intentar averiguarlo... Voy a empezar a destripar un poco la película (que es lo que tendrían que haber hecho con el director).
La cosa comienza con una fiesta en Bouzano, el pueblo en el que sucede todo en “La noche del terror ciego”, el que estaba abandonado y que se llamaba “Berzano”... Entonces, un paleto unicejo (al que los niños apedrean y apalizan) sacrifica a una tía en el cementerio y así despierta a los Templarios que empiezan a sembrar el caos en el pueblo (y todo a una velocidad que puede supera un anciano con andador). Lo mejor de todo es que la mitad de las escenas en las que aparecen los Templarios están extraídas de la primera parte de la tetralogía. Sólo con ver las escenas en las que salen de las tumbas te das cuenta (además se ve claramente que tienen una tonalidad distinta). La música sigue siendo un punto fuerte en la película, haciendo que se salven algunas escenas. Hay más sangre y un poco de gore (desmembramientos y un descabezamiento). Han metido una persecución que no está mal (los Templarios montados a caballo persiguen al coche en el que van los protagonistas). Incluso salen varias peleas estilo western (pero son bastante ridículas). Las interpretaciones son mucho mejores que en la primera parte, los diálogos tienen más peso, pero las chicas siguen gritando lo mismo e incluso más (haciendo que te sangren los oídos).
Hay una cosa que no comprendo y es que, todos los que son atacados por los Templarios esperan hasta que casi les cojan para escapar a un lugar "seguro" a dos metros de ellos, y otra vez lo mismo hasta que les matan.

Resumiendo:
Aunque mejor que la primera, sigue siendo bazofia. El plantel de actores no está mal, pero dejan qué desear. Sigue habiendo despelote, sangre y gritos. Tienen una gran parte que es el ataque al pueblo, pero el final es un tanto extraño, sin sentido y malo de cojones. Me siento tentado de recomendaros que veáis esta película y sufráis lo mismo que yo...
¡No me hago responsable de los posibles daños cerebrales que sufráis después de visionar el film!

Sin gruñidos

Berrea, grita, gruñe, comenta...