domingo, julio 28, 2013

Spartacus: Gods of the Arena. Un hombre ambicioso es capaz de cualquier cosa.

Sin gruñidos

Esta precuela (más bien un flashback, ya que está pensada para verla después de la primera temporada) son seis capítulos (capitulazos) que encajan de manera excelente con la trama principal. Parecía que iba a ser un poco de relleno esperando a ver si Andy se recuperaba (cosa que, por desgracia, no ocurrió) pero ha terminado siendo una maravilla.

Spartacus une como nadie el espectáculo gore más descerebrado con un profundo drama y una trama impecable y, cómo no, con unos personajes maravillosos. La mini-serie nos presenta unos cuantos nuevos, algunos encantadores y otros odiosos (algunos incluso a la vez), explorando los motivos que tenían los personajes que ya conocimos en la primera temporada para hacer lo que hicieron. Es una de las razones por las que, aun siendo una precuela, está pensada para ser vista como secuela-flashback. De hecho, realmente empieza como un flashback, y termina como tal, enlazando el final de la primera temporada con el final de ésta (en una declaración del Batiato pasado que cobra un enorme significado al conocer lo que ocurrirá).

En estas dos primeras temporadas hemos visto el ascenso y caída de la casa de Batiato. Sabemos, porque sabemos cómo acaba todo, que todos los esfuerzos de Batiato (y, en general, de todos los personajes) son fútiles, pues por mucho que se alcance la gloria, sabemos que todo acabará en una absoluta decadencia.

Batiato. ¿Qué decir de este personaje? Ya hablé en la anterior entrada de él, pero es que en esta precuela se supera a sí mismo. Es increíble que consigan que nos pongamos de su lado sabiendo lo hijo de puta, insidioso, dañino y malvado que puede llegar a ser. En cierto sentido, en esta precuela queda explicado de alguna manera por qué ha llegado a ser como es. Le ocurren tantas putadas que parece inevitable convertirse en un cabrón. Batiato es, a mi parecer, uno de los mejores personajes que he visto en una obra de ficción. Y, por supuesto, John Hannah se merece otro beso en el escroto por su interpretación. Solo por sus apariciones ya merecería la pena ver esta serie.

Al final, todos los personajes acaban encajando perfectamente en la historia general, sin fisuras, a pesar de que deben pasar años hasta que Espartaco llegue al ludus de Batiato. Y todo queda explicado: la cojera de Ashur y su inquina hacia Crixo, el ascenso de éste como un titán de la arena, el trío amoroso de Lucrecia con su marido y el esclavo, la soledad de Doctore y la enemistad entre Batiato y Salonio. Y encima, presentan algunos nuevos personajes que veremos en la auténtica secuela de Espartaco.

Y todo siguiendo su estética exagerada, el tratamiento maduro del sexo y de los personajes, que se mueven por sus pasiones y ambiciones, que tienen éxito para ver cómo el destino les inclina y se les mea encima (a veces literalmente). Y los diálogos, declamados como una obra de Shakespeare, pero conteniendo tanta chispa, mala baba y palabrotas como una película de Tarantino (Me sigue pareciendo impresionante el doblaje de Batiato).

Realmente han puesto el listón muy alto. ¿Será capaz la secuela, no ya de superar estas dos maravillas, sino estar a la altura sin el impecable Andy Whitfield como Espartaco? Lo veremos en siguientes entradas.

lunes, julio 22, 2013

Spartacus: Blood and Sand ¡Por la polla de Júpiter!

Sin gruñidos

Una de las mejores temporadas que he visto yo en una serie. Eso que vaya por delante.

Spartacus: Blood and Sand, o Spartacus: Sangre y Arena, como prefieran ustedes, empezó con un capítulo totalmente hiperbólico, en la línea de 300 pero más. Sangre a litros, cámara lenta, testosterona y una república romana un tanto sui generis. Parecía un poco una locura que no iba a ir mucho más allá.

Sin embargo, la trama mejoraba de forma espectacular desde el segundo capítulo, cuando dejamos las montañas de Tracia y los escenarios abiertos y nos encerramos en el ludus de Batiato, en el circo de Capua y en sus estrechas calles.

Al principio puede parecer que hay demasiada sangre, demasiadas tetas, demasiadas pollas, demasiadas vísceras. Y puede que así sea. Pero lo realmente importante son sus personajes. Y qué personajes.

Desde Batiato, un hijo de la gran puta enormísimo que, por alguna extraña razón (putos guionistas) consigue, a ratos, que le odiemos y, a ratos, que nos caiga bien y que incluso nos molesta cuando le ocurren las putadas que le ocurren (cosa que se acentúa en la precuela, de la que ya hablaré, donde sentimos auténtica simpatía por él, a sabiendas de lo hijo de puta que llega a ser). Una jodida maravilla de personaje. Gran parte de este mérito es de John Hannah que se merece un beso en el centro del orto por el pedazo de interpretación que se marca (y mención aparte para el doblaje que a mí me parece acojonante). Pasando también por su esposa Lucrecia (maravillosa Xena, XD) y al increíble elenco de gladiadores donde resaltan un Crixo que al principio cae bastante mal, y que parece el típico antagonista vanidoso que al final se revela como un personaje muy profundo e interesante, y un pétreo Doctore que parece el típico instructor hijoputa y que se convierte por derecho propio en uno de los mejores personajes de la serie. Hay que mencionar al gladiador Varro, al odioso Glabro, su no menos odiosa esposa Ilitia, la serpiente siria Ashur, y todos los secundarios que aparecen. No se me ocurre ningún personaje bidimensional, ningún personaje de cartón. Se podrían escribir páginas y páginas sobre sus personajes.

La serie se guarda un montón de sorpresas en una trama que se va complicando pero sin llegar a desvariar, lo justo, abriendo subtramas a cada cual más interesante y que estallan en un capítulo final como pocas veces se ha visto. Un auténtico festín, un gigantesco clímax que todos esperábamos (porque la historia de Espartaco es bien conocida).

Una serie que me sorprendió y me enganchó como pocas, de la cual esperaba el próximo capítulo como un niño espera la mañana de reyes. Lo peor de esta serie es que los capítulos terminaban.

Por desgracia, la enfermedad del protagonista (del cual no he dicho nada todavía, mea culpa), un Andy Whitfield enorme, titánico, heroico (mitológicamente hablando), se lo llevó impidiéndole volver a encarnar a este Espartaco hiperbólico y maravilloso. Nos deja, eso sí, su increíble interpretación.

Lo dicho: una de las mejores series de los últimos años, con una trama interesante y que queda cerrada en su último capítulo (aunque queda abierta para lo que vendría después), unos personajes increíbles, un vocabulario extrañísimo, imposible y delicioso entre el Señor de los Anillos y Reservoir Dogs. Una serie que trata el sexo como lo que es, un poderoso motor para las acciones de muchos, sin mojigaterías y sin cortarse (hay quien dirá que incluso se pasan).

En serio, si no la habéis visto, vedla. Y si la habéis visto... ¡vedla otra vez, por la polla de Júpiter!

domingo, julio 21, 2013

The Last of Us, cuida toda la munición

2 gruñidos

Tensión, emociones, crudeza. Eso es The Last of Us. Eso y mucho más. A finales de la generación, los chicos de Naughty Dog se marcan una nueva IP apocalíptica de supervivencia e infectados. Con dos bemoles.

Estamos ante un juego con un guión que ya quisieran muchas películas tener. Y no hablemos de películas del género, que últimamente van de lo patético a la regularcejo. No es un survival horror, es un juego de supervivencia con toques de tensión. Es una aventura cruda y violenta, un retrato descarnado de lo que somos bajo la superficie de civilización. No es un juego amable (ni jugable ni argumentalmente). Los personajes no son de cartón, no son tópicos, no son clichés. Joel no es un héroe, ni siquiera es un buen tipo. Es un matón, un contrabandista que intenta sobrevivir haciendo lo que haga falta. Al principio no le importa Ellie (llega a decirle que le importa una mierda lo que le pase) y de hecho está a punto de abandonarla en alguna ocasión. Y en cuanto a Ellie, ¿qué decir de Ellie? Es un personaje muy interesante. Es una chiquilla que se emociona al ver una mariposa, pero que tiene un par de huevos. Necesita protección, pero no está desvalida. Necesita un guía, pero sabe defenderse sola. Su ingenuidad y sus carencias vienen dadas por haber vivido siempre en las zonas de cuarentena. Pero en cuanto sale al mundo, aprende. Acepta el mundo que le ha tocado vivir, y lo acepta sin quejarse.

El juego tiene un argumento bastante sólido y no se corta en mostrar las cosas. Vemos escenas realmente duras. Familias que se han quitado la vida. Adultos que han tenido que matar a niños para que no los cogieran los infectados. Niños muertos, colgados y almacenados para servir de alimento a los carroñeros. Vemos lo que veríamos si realmente ocurriera algo así: al ser humano en su verdad más terrorífica y descarnada. Una criatura perversa, egoísta y cruel. Los débiles perecen. Punto. No queda demasiado sitio para la compasión. Un personaje dice en un momento que tener compañeros es la clase de cosas que hacen que acabes muerto. Realmente es una gozada ver un juego así. Un juego adulto, maduro, con unos personajes que parecen personas reales y por los que llegas a preocuparte, alejado del tópico de que los juegos son para niños.

Jugablemente hay poco que reprocharle. Es un juego que premia la paciencia, el sigilo y el cuidado de los recursos (sobretodo en los niveles más altos de dificultad). Es un juego donde morir si no vas con cuidado es absurdamente fácil. La no inclusión de la regeneración automática de vida es un gigantesco acierto, así como el inventario sin pausa. Que te persigan varios enemigos y tener que pararte a usar un botiquín o a fabricar ese cocktel molotov que te pueda salvar la vida es pura emoción. Rebuscar por todos lados buscando los preciados recursos, las piezas para mejorar las armas y las píldoras para mejorar las capacidades de Joel. No es un juego para los amantes de la acción y el ir alocadamente sin explorar, o quien busque un Uncharted con infectados. Para ellos, The Last of Us seguramente será aburrido y lento. Pero para quien le gusten esas mecánicas, es una auténtica delicia.

Y en cuanto a gráficos, he decir que me ha dejado con la boca abierta. Saca el mayor jugo posible a la PS3. Las expresiones faciales son increíbles, el cuidado puesto en los movimientos, los pequeños detalles que hay por doquier. Es un apartado muy cuidado. La narrativa visual que hay por los escenarios, donde puedes deducir qué ha ocurrido con solo mirar. Ambientación pura y dura. Es un juego inmersivo, que te arrastra dentro de él.

Sin duda alguna, un juego imprescindible para todo aquel que tenga una PS3. Uno de mis juegos preferidos, no solo de esta generación.

lunes, julio 15, 2013

Seguimos cambiado y mejorando

Sin gruñidos
¡Buenas!
Como habréis visto en estas semanas, el blog ha vuelto a cambiar un poco y no sólo visualmente: he añadido algunas cosillas para mejorar la navegación por el blog. Así que voy a pasar a mencionarlas:

- Masacradas Últimamente. Este gadget ha pasado de estar en el cuerpo de las entradas a estar justo bajo el menú y lo he ampliado de 5 a 10 películas. Al pasar el ratón sobre ellas te aparecerá en un recuadro justo debajo el título de la peli, el director y una breve sinopsis (además de llevarte a esa entrada si pinchas en la imagen).



- TabView. En la columna de la derecha, debajo del buscador y el traductor, ahora hay 4 botones. Lo que hacen al pinchar en ellos es mostrarte debajo los gadgets que están relacionados con su título. Es una buena forma de ahorrar espacio y mostrar todo más ordenadamente. Los botones son:
· Popular. Aquí se muestran las entradas más vistas de la semana, una lista de entradas aleatorias y los comentarios de los visitantes.
· Hemeroteca. Aquí están el archivo del blog y las etiquetas de las entradas.
· Redes. Los gadgets de Facebook y seguidores del blog, así como las suscripciones a los feeds.
· Aviso legal. Aquí está el aviso legal del blog.



- Paginación. Ahora es más fácil ver entradas antiguas del blog con los botones de paginación.



- Ponzoña random. Es una lista de entradas aleatorias que cambia cada vez que se recarga el blog, para que podáis ver entradas que os hayáis perdido y que pueden interesaros.



- Ponzoña similar. Debajo de las entradas os aparece una lista de 5 entradas relacionadas con la que estáis leyendo y que podrían interesaros. Sólo tenéis que pinchar en una de las imágenes para ir a la entrada relacionada.



Y eso es todo (por ahora).
Poco a poco iremos haciendo cambios y mejorando para que la estancia en el blog mientras leéis sea totalmente de vuestro agrado jejeje.
¡Saludos!

Tópicos del cine de terror

4 gruñidos
Quien ha visto unas pocas pelis de terror se habrá dado cuenta de que son un campo de cultivo de tópicos. ¿Y que serían las pelis de terror sin tópicos?
Así que aquí os traigo unos cuantos.


- El atajo en el bosque. Un grupo de amigos va en coche por una carretera transitada y en un momento dado el conductor decide coger un atajo a través del bosque. Y ya sabemos dónde acaba... en una casa/cabaña llena de asesinos.
- El callejón. La protagonista, sintiéndose amenazada y perseguida, decide apartarse de la calle principal y huír a través de callejones oscuros. ¿Quién en su sano juicio haría eso?
- Un pueblo desierto. Estos maravillosos lugares que se supone que han abandonado por buenas razones y que al final siempre están llenos de gente de ultratumba que intenta matar a todo el que pase por allí.
- Asesino de adolescentes. Siempre que un grupo de jóvenes se va de acampada o a montar una fiesta en una cabaña, hay un asesino dispuesto a matarles porque en el pasado alguien le jodió.
- Follar = Muerte. En todas las películas de terror si una pareja se pone "cariñosa" la cosa acaba con los dos asesinados y de la peor manera posible.
- El cementerio indio. Siempre que en una casa ocurren sucesos sobrenaturales es porque está construída sobre un antiguo cementerio indio.
- El coche. Si un personaje alcanza el coche e intenta huír en él del asesino, por muy nuevo que sea el vehículo no arrancará. Y si lo hace, el asesino ya está al lado de él y la cosa acaba mal.
- El asesino veloz. Da igual lo que corran los protagonistas, el asesino siempre les alcanzará yendo más despacio que ellos.
- Las llaves. Ya sea para abrir la puerta de una casa o para arrancar el coche, al protagonista le temblarán las manos haciendo que las llaves caigan para que el asesino le dé alcance.
- Tropiezos. Siempre que alguien huya del asesino a la carrera se tropezará y caerá al suelo varias veces. Si es una chica la que tropieza, empezará a arrastrarse por el suelo mirando al asesino en vez de levantarse y salir por patas.
- Ruídos. En medio de la noche suena un ruído extraño y ¿qué es lo que hace el protagonista? Ir a ver qué es aún sabiendo que hay un asesino suelto. Si el ruído proviene del sótano o del desván, el protagonista siempre preguntará "¿¡Quién anda ahí!?".
- Pesadillas. ¿Por qué todo dios se despierta de las pesadillas dando un bote en la cama, incorporándose y jadeando?
- Cobertura. El móvil siempre se quedará sin cobertura cuando alguien lo necesite... o cogerá cobertura justo cuando el asesino llega al lugar.
- Camino equivocado. Si alguien está huyendo del asesino y tiene varios caminos, siempre elegirá el más siniestro.
- Ascensores. Siempre estará en la planta en la que esté el protagonista... salvo si intenta huír de alguien, entonces el ascensor no funcionará.
- Tormentas. Siempre empiezan con un rayo y acto seguido cae una lluvia torrencial.
- Luna llena. Ni creciente ni menguante ni nada... siempre habrá Luna llena y a poder ser con jirones de nubes atravesándola.
- ¿Huír de mi casa? ¡Jamás! Si los protagonistas sufren ataques de entes sobrenaturales en su propia casa, nunca huirán. Se quedarán allí a sufrir.
- Lanzadores de cuchillos. Esto es tanto para los buenos como para los malos... cada vez que alguien lanza un cuchillo en una peli de miedo, éste se clava. Nunca fallan un lanzamiento.
- El susto de la nevera. Alguien va a la cocina en plena noche, todo a oscuras, abre la nevera (en un plano lateral) y cuando la cierra o el asesino está ahí o hay un familiar o amigo.
- Gatos. Siempre saldrán de los lugares más insospechados con el único propósito de hacerte saltar del susto.
- Separados. Ese gran momento de la película en el que alguien dice "Separémonos. Yo por aquí y tú por allí" o "Quédate aquí, voy a buscar ayuda". Si un asesino les persigue, lo lógico es permanecer juntos...
- Llamada inoportuna. Cuando un personaje esté intentando pasar desapercibido o huír en silencio, recibirá una llamada haciendo que todos los asesinos del barrio sepan dónde está.
- Espejos. La protagonista va al baño y se mira en el espejo del armario, abre la puerta y al cerrarla se ve reflejado al asesino.
- Hoplofobia. Todos los asesinos de las pelis parecen tener fobia a las armas de fuego. Siempre van con cuchillos, machetes, motosierras, etc.
- De espaldas. ¿Porqué cuando el asesino desaparece misteriosamente de la escena el protagonista camina lentamente de espaldas si lo más probable es que el asesino aparezca detrás de él?
- Polvo. Si alguien encuentra un libro cubierto de una densa capa de polvo lo soplará para ver la cubierta. En la vida real (lo digo por experiencia) si intentas quitar una capa de polvo espesa soplando, seguirás sin ver la cubierta y encima tragarás mierda... para algo existen los trapos jajaja.
- Escaleras. El protagonista siempre intentará huír escaleras arriba en vez de salir del lugar por la puerta como todo hijo de vecino.
- ¿Niebla? En mi ciudad cuando hay niebla, lo cubre todo. En las películas de terror suele cubrir sólo de rodillas para abajo.

Y estos han sido unos cuantos de los tópicos de los que me acordaba. En algún momento futuro haré otro post con más tópicos del cine de terror.

viernes, julio 12, 2013

Fist of Jesus, predicando a golpe de pescado

2 gruñidos
Corre el año 34 d.C. y Jesús, el hijo de Dios, está dando un sermón en plena montaña cuando aparece un hombre que le dice que su hijo Lázaro ha muerto. Jesús le consuela diciéndole que va a resucitarle. Viajan a Betania y allí el hijo de Dios obra el milagro... pero como Jesús es novato en tema de resurreciones, la cosa no sale como debería y Lázaro vuelve de entre los muertos con hambre de carne humana. A partir de aquí comienza una orgía de sangre, entrañas y humor negro que no deja indiferente a nadie.

Fist of Jesus (de Adrián Cardona y David Muñoz) es otro gran corto en la línea de Brutal Relax (ambos de Eskoria Films) y que es claro homenaje al cine gore y de Serie B (lo primero que te viene a la mente al verlo es la casquería final de la obra maestra de Peter Jackson: Braindead).
Tiene una fotografía muy cuidada (con grandísimos planos incluso en las peleas), doblaje y banda sonora buenísimos, unos efectos de sonido que son la rehostia (los chorrazos de sangre y gorgoteos, huesos que se parten, golpes variados, sonido del entorno...), unos FX curradísimos (un maquillaje brutal, entrañas, torsos, miembros amputados, cabezas que revientan, litros de sangre) y unos buenos actores protagonistas que en los 15 minutos que dura el corto hacen que hasta cojas cariño a sus personajes jajaja.
Todo está cuidado al detalle y se nota que les gusta lo que hacen.



Además del corto hay un teaser en el que podéis ver al hijo de Dios realizando otro milagro que, como no, no acaba nada bien.



Y ya por último, si queréis ayudarles a conseguir dinero para que Fist of Jesus se convierta en el largometraje Once upon a time in Jerusalem podéis entrar en la página oficial del corto y donar dinero o comprar la camiseta del corto. Todo el dinero recaudado les ayudará a seguir con la producción de la película :D
http://www.fistofjesus.com/

lunes, julio 08, 2013

Dead Trigger, mata zombies a cascoporro

Sin gruñidos
Hoy toca día de juegos y aquí os traigo uno para móvil que es bastante entretenido: Dead Trigger de Madfinger Games.
Lo podéis descargar gratis para iOS y Android.


Ya desde el vídeo de introducción puedes ver de qué va el juego. Es un shooter en el que hay que matar zombies para ganar experiencia y subir de nivel y conseguir armas nuevas para... ¡seguir matando zombies!
La historia nos cuenta como la humanidad ha sucumbido a una plaga desconocida y millones de personas se han convertido en zombies. Los pocos supervivientes que quedan luchan contra ellos. Y tú, un tío perdido de la vida, te encuentras con uno de esos grupos liderado por un tal Lassange (un viejuno con parche en un ojo y aspecto de tío chungo) que te ayudará a defuncionar zombies.

El menú principal del juego es una vista aérea de una ciudad. Ahí tienes todas las opciones, las misiones, el banco o incluso la tienda de armas en la que puedes comprar pistolas, ametralladoras, escopetas, motosierras... vamos, todo lo necesarios para convertirte en una picadora de carne humana.


Las misiones suelen ser llegar de un punto a otro del escenario (calles, aparcamientos, edificios) y matar a todo lo que se mueve, además de conseguir cosillas que te ayuden en las siguientes misiones, o contener oleadas de zombies para defender un punto. Se hacen un poco repetitivas, pero no aburren.

Y en el aspecto técnico, la cosa no está nada mal. Tiene muy buenos gráficos para ser un juego gratuito y sangre por un tubo, pero se le echa en falta algo de gore. Y la banda sonora es heavy-rock, así que acompaña bien al juego. Y la jugabilidad falla un poco, porque como todos los controles están muy juntos a veces disparas sin querer malgastando munición.

Así que si os gustan los shooter y los zombies, ¡ya estáis tardando en bajaros este juego!



El mejor juego de Microsoft fue publicado por IBM en 1991...

Sin gruñidos
Y ahora es cuando todo el mundo pensará “¿pero de qué habla este tarado?”.
Pues amigos míos, hablo del precursor de juegos como el famoso Worms: ¡QBasic Gorillas!


Ya hablé de este juego en otro blog hace varios años y, aunque no es lo típico por aquí, he tenido que ponerlo jajaja. Aunque si lo pensáis bien, puede pegar en el blog ya que en el juego hay gorilas gigantes, plátanos explosivos y un sol con cara (como en los teletubbies xD).

Gorillas es un juego creado con QBasic (de hecho, venía como huevo de Pascua con el programa) en el que dos gorilas gigantes, quietos sobre los edificios de una ciudad random (en cada pantalla se generan de manera aleatoria) se tienen que lanzar plátanos explosivos para disfrute de un sol sonriente.

Visto así, el juego parece que es muy simple... y para qué engañarnos... lo es. Peeeeeeeero, tiene varios puntos muy curiosos que hacen que te enganches. Así que voy a explicar como es una partida de QB Gorillas para que veáis por qué me gusta tanto:

Hay que empezar diciendo que este juego es sólo multijugador, ya que no dispone de IA para manejar al segundo gorila. Al empezar la partida tenéis que poner los nombres de los jugadores y la cantidad de puntos totales que decidirán quién gana. Hasta ahí la cosa es normal, pero ahora viene lo bueno. El juego nos da la posibilidad de cambiar la gravedad (por defecto viene la de la Tierra, 9.8) lo que conlleva muchas maneras distintas de jugar (probad a aumentar la gravedad y ya veréis cómo cambia la dificultad).

Tras elegir la gravedad y ver una intro en la que los gorilas menean los brazos al son de una música hecha con zumbidos del sistema, empieza el juego con los gorilas separados sobre las azoteas de unos edificios generados aleatoriamente. Para lanzar un plátano hay que poner el ángulo de disparo y la fuerza del mismo teniendo en cuenta la dirección y velocidad del viento (y es bastante difícil, la verdad) y es entonces cuando vemos que un burruño amarillo sale del gorila disparado. Si impacta sobre un edificio, explota y hace un pequeño agujero... pero cuando impacta sobre el gorila oponente, hay una enorme explosión y el edificio resulta muy dañado.


Llegados a este punto, seguro que os habréis acordado del Worms... de cómo se destruyen los escenarios y de una de las mejores armas que hay, la Banana Bomb.

Así que nada. Si queréis probar el juego que hizo posible que hoy exista la saga Worms (entre otras), podéis probarlo online en una versión flash que es exactamente igual que el orignal (aunque te da la posibilidad de jugar contra una IA):
http://www.juegosfan.com/gorilla-bas

Como curiosidad, si os aburrís de lanzaros plátanos entre si, probad a lanzárselos al sol y ved lo que pasa...