jueves, noviembre 11, 2010

Kung-fu caspa, parte 2: Conspiración de Shaolin

¡Hola a todos!
Hoy vuelvo a la carga con este pedazo de género llamado amigablemente kung-fu caspa por ser la serie b de las artes marciales.
Esta vez le ha tocado el turno a Conspiración de Shaolin, una película que me descolocó completamente porque llegan a pasar cosas que, aún siendo una película de este tipo, sorprenden (pero no para bien precisamente jajaja). Vamos con ella.


Conspiración de Shaolin, de Li Chao Yung. Ya la película empieza bien, con un tío tocando la flauta y que usa dicho instrumento para cargarse a cuanto ser viviente se cruza en su camino, y sin razón aparente. Luego la escena cambia y salen dos personajillos paseando por un bosque y son asesinados por un tío llamado Espada Voladora y que tiene como arma unas cuchillas boomerang. La escena vuelve a cambiar y la sobrina de uno de los que han sido asesinados por Espada Voladora intenta vengarse y de repente aparece un tío con una espada dorada que la ayuda. Espada Voladora huye y el novio de la pobre chica, que aparece de repente, ataca a su salvador (cuyo plan es robar el elixir del tejón de jade)… ¿os enteráis de algo? Pues os aseguro que aún viendo la peli seguiríais igual.
Tras otras tantas escenas inconexas en las que hay gente volando y saltos en camas elásticas (no pensaríais que los turcos son los únicos que las usan), coreografías de lucha decentillas y escenas de noche en las que no se ve una mierda (y no duran poco precisamente), vuelve a aparecer espada voladora y se lo cargan, y luego reaparece el tío de la flauta, pero también dura un suspiro porque lo envenenan...
Ahora vienen más escenas que no explican nada de la peli, te introducen unos malos que dan más pena que miedo y llegamos a la recta final.
El malo malvado se toma el elixir y se transforma en un tío peludo que aunque tenga la boca cerrada ruge como un león. Se carga a todo el mundo porque sí (y a un pobre hombre lo dobla por la mitad cual mantel) y el tío de la espada dorada se pone a luchar contra él. Tras unas cuantas hostias llega el novio de la chica y releva al de la espada dorada, y viene una batalla épica en la que los dos personajes luchan usando como arma estatuas enormes de piedra (recordemos que el novio de la chica es un tío normal). Cuando el malo está a puntito de ganar, el de la espada dorada le mete una estocada en el sobaco, luego salta hasta la estratosfera en cámara lenta y con sonidos de nave espacial de los 60 y hace un picado para clavarle la espada al malo en la cabeza, luego le da una patada y éste muere. El de la espada dorada gira la cabeza como para decir alguna frase y antes de que deje de moverse la peli se termina de repente…

Vale que estemos acostumbrados a este tipo de finales, pero es que me parece excesivo jajaja.
Como os habréis dado cuenta, los personajes aparecen y desaparecen tan de repente que no te enteras de nada. Eso sí, sólo por la parte final, desde que el malo se transforma, merece la pena ver la película.

Sin gruñidos

Berrea, grita, gruñe, comenta...