jueves, septiembre 18, 2008

Entre bajo su propia responsabilidad

Bienvenidos todos, niños y niñas, adoradores de la carne muerta y las tripas aún humeantes y encharcadas en jugos internos. Y a los que no os guste, pues también sois bienvenidos, que esto no va a ser un continuo festín de entrañas y mordiscos de ultratumba. Aunque a pesar del título del blog, la temática no es exclusiva del subgénero de zombies, claro. Aquí se hablará un poco de todo ese cine que está en unos límites en que ni siquiera puede calificarse como malo, en esas películas que su visionado suele provocar diversas reacciones (aunque lo lógico, para cualquier persona normal, es quitarlas al poco rato o ni siquiera acercarse a ellas), pero para los que tenemos alguna especie de tara en la materia gris o mucho tiempo libre produce cierta atracción, aunque muchas veces se convierta en repulsión. Mi estado de putrefacción no es tan avanzado y suelo quitarlas cuando noto que el cerebro se me está licuando, pero aún así me acerco a la boca del lobo. También tenemos intención de colocar unas tiras cómicas llamadas Zombies in our neighborhood, basadas en una serie flash que pretendíamos hacer, pero por demasiado vagos sólo hicimos tres capítulos algo inconexos. Y quizá hablemos de algunas otras cositas que nos hayan producido estados mentales adversos. Bueno, supongo que eso es todo. No os escurráis con la sangre del suelo, nenes.

Sin gruñidos

Berrea, grita, gruñe, comenta...